Turismo extremo — El blog de Mae

Sabíamos que iba a ser duro, pero deseábamos conocer aquella ciudad que en el pasado había gozado de tanto esplendor. Era casi insoportable caminar bajo ese sol abrasador, porque aunque estábamos en pleno invierno, durante el día las temperaturas no bajaban de los cuarenta grados. Mientras caminábamos por la ruinas, de vez en cuando nos […]

a través de Turismo extremo — El blog de Mae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s